Ciudad Quesada, Alajuela

27 de septiembre de 2021
Editorial Team

174 fiestas y eventos clandestinos fueron atendidos por la Fuerza Pública fin de semana

Policial

A pesar del aumento considerable de caos por la Covid 19, algunas personas siguen organizando y asistiendo a fiestas y eventos clandestinos, que fácilmente podrían ser focos de contagio para otras personas.
La Fuerza Pública reportó que para el sábado y madrugada de hoy domingo se atendieron un total de 174 incidentes relacionados a fiestas clandestinas y eventos sin ninguna autorización para realizarlos.
En el cantón de Pococí, Limón, se intervino un rancho con aproximadamente 120 personas, se identificó al presunto organizador de apellido Velásquez, el cual indicó que mantenía un evento de artes marciales, se clausuró el local y se desalojó con el apoyo Ministerio de Salud.
El local tiene permiso para funcionar pero en este caso se incumplió con el aforo y en ningún momento se gestionó el permiso para realizar el evento.
En el cantón de Montes de Oca, se intervinieron dos fiestas clandestinas, una con alrededor de 114 personas y otra con más de 200, en el operativo participó la Policía Municipal del cantón, la Policía de Tránsito, quien realizó diferentes infracciones e inspectores de patentes.
También, en Paraíso de Cartago, en una finca privada, un juez de La República ordenó un allanamiento para detener una fiesta que se realizaba en el lugar con más de cien personas, como resultado se decomisaron dos armas de fuego, 170 mil colones, licor de diferentes tipos y brazaletes para colocarles a los asistentes
La Policía de Transitó realizó varias multas por restricción vehicular, esta propiedad ya había sido denunciada a la Fuerza Pública la semana pasada por realizar eventos.
Mientras tanto, en Santa Cruz, Guanacaste, la Fuerza Pública ingresó a un bar clandestino con más de cien personas en su interior, al parecer el dueño del inmueble liberó varios perros agresivos para impedir la entrada de los oficiales al sitio, un policía fue mordido en una de sus manos por lo que tuvo que recibir atención médica.
La Policía aprehendió al propietario de apellido Rosales y fue llevado a la Fiscalía, en el bar se decomisó un total de 865 bebidas alcohólicas y 26 gramos de aparente marihuana.
En Esparza, Puntarenas, se clausuró un bar debido a que incumplió con el aforo permitido, según la Fuerza Pública, en el establecimiento se encontraban más de 200 personas, entre ellos, 60 eran menores de edad.
Por último, en Puerto Viejo, Limón, la Policía interrumpió en una fiesta con más de 300 asistentes, en su mayoría extranjeros, según versiones policiales aparentemente en el sitio se da el consumo de drogas y la venta de licor que ingresa al país de manera irregular, traído desde Panamá.

Deja un comentario